Después de que el secretario de Hacienda pusiera un tuit sobre el uso de VPN creo que el término es más familiar para todos, pero de todas formas explico algunos detalles.

Veámoslo así: todos tenemos una dirección en internet como la tenemos en casa. Navegar por internet sin proteger tu dirección es como caminar en la calle con un letrero que tenga la dirección de tu casa.

Cuando lo vemos así no está divertido, sobre todo en un país como México en donde la inseguridad es un tema mayor.

Utilizar una VPN nos permite ocultar esa dirección y así poder caminar por las calles virtuales de internet con mayor seguridad. Pero como todo, hay quien está más expuesto, no es lo mismo vivir en un fraccionamiento en donde las personas que caminan junto a ti ya saben en dónde vives, que vivir en una zona con altos índices delictivos, en donde quieres pasar lo más desapercibido posible.

Igual pasa en internert. Un periodista está mucho más expuesto que un ciudadano común y corriente. Periodistas sin fronteras tiene un manual de seguridad para el periodista en donde se señala la importancia de contar con un servicio de VPN.

Al no tener manera de identificar tu nacionalidad en la red, todo sitio web restringido para ciertos países queda abierto con el uso de VPN y muchas personas lo utilizan con ese fin más que para protegerse.

¿Es ilegal?

En realidad es difícil decir que sí. Es como estar de viaje y entrar al cine en otro país. Tú estás pagando tu entrada y el cine paga sus respectivos impuestos. No soy experta en el tema de impuestos ni leyes pero mientras que los servicios de VPN sean legales en nuestro país y se pague a una empresa por ver películas es difícil decir que hay un delito. Aunque, insisto, no soy experta.

Lo que dijo el secretario de Hacienda puede abrir un debate sobre legalidad, cierto. Y aquí me quiero detener porque veo una intención oculta en un “tuit inocente”. Lo que hizo Herrera, difícilmente fue un pequeño descuido, apenas el 1 de junio de este año entró en vigor el impuesto digital del 16% para servicios como al que hizo mención el secretario. Parte de su trabajo es verificar que ese impuesto se pague, pero recomienda la manera de no pagarlo en México, pero ¿sí en otro país, en caso de existir?

No, realmente no lo creo. Más bien pienso que la intención era lograr algo muy parecido a lo que logró: levantar la voz de la oposición (sobre todo) diciendo que era un delito.

¿Para qué?

Para más tarde poner en la mesa la posibilidad de prohibir el uso de VPN. La justificación se la dieron desde la oposición: es ilegal.

¿Qué pasa si se prohíbe el uso de VPN?

Muchos pensarán que no hay mayor problema, que de todos modos no ven películas de sitios restringidos o que no son periodistas. Pero esto tiene implicaciones en la libertad de expresión, en el control de los medios de comunicación y en la privacidad tales que solo unos cuantos países lo prohíben y restringen, todos autoritarios.

¿Qué logran?

Controlar el flujo de información. Estos países han bloqueado sitios como Google, YouTube, twitter y facebook.

Se restringe el uso de VPN para poder bloquear el acceso a estos sitios a todos aquellos que en su “dirección” tengan el país, en este caso México.

China, Rusia, Corea del Norte, Emiratos Árabes, Turquía, Omán, Irán, Iraq y Bielorrusia son los países en los que el uso de VPN está prohibido o muy bien regulado.

No es una buena señal que se haya traído al debate el tema de la legalidad del uso de VPNs y menos cuando el presidente está hablando de más responsabilidad para el ejército.

Lo triste, es que utilizaron las voces de la oposición para hacer un reclamo que se nos puede voltear a todos. Caer en estos juegos por señalar todo lo que hace el gobierno, puede empezar a jugar a favor de las peores intenciones de un gobierno que cada día se pinta más autoritario.

¡Cuidado!