Desde que Andrés era candidato a la presidencia, sus propagandistas decidieron posicionar a Morena y a su candidato como un movimiento de izquierda. Si bien existen personas en el movimiento que han pertenecido toda la vida a la izquierda mexicana, llamar al actual gobierno de izquierda es pura retórica. Pero les sirve para hacer una división: izquierda y derecha. Los buenos y los malos.

Dentro de las muchas etiquetas que les gusta dar en esta absurda división que han impuesto está la de “fachos”.

Pero… ¿Quiénes son los fachos?

“Tales características no pueden quedar encuadradas en un sistema; muchas se contradicen mutuamente, y son típicas de otras formas de despotismo o fanatismo, pero basta con que una de ellas esté presente para hacer coagular una nebulosa fascista.” Umberto Eco

Se ha señalado muchas veces de dónde viene y porqué es equivocado. Pero hoy me voy a detener en la mención de las 12 señales de fascismo que menciona Umberto Eco.

  1. Culto a la tradición y las raíces
  2. Abuso del miedo a lo diferente
  3. Un constante estado de amenaza
  4. Exaltación de la voluntad popular
  5. Oposición a la crítica analítica
  6. Obsesión por las conspiraciones y enemigos externos
  7. Proclamación de un líder (la voz del pueblo)
  8. Control y represión de la sexualidad
  9. Acción antes que razón
  10. Lenguaje limitado y repetitivo
  11. Apelación a una clase social frustrada
  12. Rechazo a las ideas modernas

Leerlas es repasar mentalmente las acciones de este gobierno. Un Andrés con panes en la cabeza, haciendo este culto a la tradición y las raíces. La militarización del país para generar un estado de amenaza. La cancelación del aeropuerto, del Insabi, de los fideicomisos en una clara demostración que la acción en este gobierno va antes que la razón.

Llamar a las energías limpias “sofisma” en este claro rechazo a las ideas modernas, porque: el carbón es lo que sirve. O la víctima eterna de los complots y los mil enemigos. Así podríamos repasar al líder, “la voz del pueblo” y esta clara intención de manipular con la idea de que una persona puede representar a las personas y por lo tanto no se equivoca.

Podríamos repasar los puntos uno a uno y encontrar mil ejemplos de que el gobierno actual es mucho más fascista que una oposición que se empieza a articular desde diversas ideologías con la única intención de ser un contrapeso. Lo más curioso es que los fascistas han sido populistas y casi siempre de derecha, el término mágico que en México hoy se acomoda simplemente a todo lo que se opone a un gobierno irónicamente de derecha. Su mejor aliado: la propaganda. Se utiliza para manipular y hacer pensar a las masas que “los fachos” son los otros, los malos, los que no aceptan al gobierno.

Y habrá que poner atención a las palabras de Umberto Eco:

“El Fascismo puede volver todavía con las apariencias más inocentes. Nuestro deber es desenmascararlo y apuntar con el índice sobre cada una de sus formas nuevas, cada día, en cada parte del mundo.”