Hay días que cuestiono mi propio juicio cuando leo “el gobierno de izquierda” y yo veo a un pastor en el púlpito todas las mañanas predicando desde la más profunda derecha conservadora. Y no es que esté mal, son sus convicciones, lo que no entiendo es ¿por qué querer pasar gato por liebre?

Podríamos debatir horas sobre lo que es y no es la izquierda, pero hay un punto que no se puede poner a discusión y es que la izquierda busca la igualdad social.

¿No han escuchado a Andrés y a todo su gobierno decir: “No somos iguales”?. Gatell fue más específico: el presidente tiene fuerza moral. Eso es precisamente lo que diferenciaba a la izquierda de la derecha en su origen durante la Revolución Francesa: los que estaban a la izquierda estaban en contra del veto real, el de la monarquía frente al poder de la asamblea popular. El hacer una diferencia y mucho más una diferencia “moral” solo los coloca en la extrema derecha de la gran gama de ideologías políticas.

Con los años esta igualdad apoyada por la izquierda ya no solo era económica, era de muchas cosas y entre ellas: de género.

Andrés ha mostrado en diversas ocasiones que no es un presidente que apoye a las mujeres más allá del discurso. Sus comentarios, sus acciones y hasta sus críticas a una manifestación feminista lo han colocado también en el extremo de la derecha: el conservadurismo; que irónicamente es como él llama a sus adversarios.

Por si faltara alguna confirmación, esta semana Andrés, en su visita a Trump, lo ha llamado amigo. ¿Te puedes declarar públicamente amigo de una persona con la que no coincides en ideales? Puede ser, pero creo que la razón de esta “amistad” es precisamente la identificación de sus valores ideológicos, políticos y hasta religiosos.

Y para darle un poco de de contexto quiero invitarlos a ver estas imágenes que la artista y activista Saint Hoax convirtió en anuncios machistas de los años 50 con las frases de Trump.

Ahora les pregunto ¿podríamos hacer lo mismo con algunas frases de Andrés? Si la respuesta es sí, ahí tenemos una de sus grandes coincidencias que alimentan esa amistad. ¿No es una pena que la izquierda defienda esta amistad?

¡Qué amiguitos!

*imágenes de internet