Cuando hablamos de propaganda política lo primero que nos viene a la mente casi siempre es la propaganda Nazi. La fama de Goebbels (bien ganada por cierto) ha hecho que se le considere el propagandista más famoso de la historia. Pero los nazis no fueron los primeros en usar propaganda y, tal vez no fueron los que lo hicieron con “mejores resultados”. De hecho, los nazis solo lo realizaron por un tiempo ya que terminando la Segunda Guerra Mundial se desmanteló toda la estructura propagandística del régimen.
No así con los rusos que antes de la Segunda Guerra Mundial (siendo Rusia todavía parte de la Unión Soviética) realizaron una gran cantidad y variedad de propaganda que perduró durante la Guerra Fría y hoy en día continúa.
Hay tanta información al respecto que he decidido escribir un par de artículos, tal vez más, sobre el tema.
La primera pregunta es:
 ¿por qué es importante revisar la propaganda política de la Unión Soviética/Rusia en este momento?
Porque además de los 11 principios de la propaganda nazi que se han mencionado mucho en los últimos meses, el gobierno actual ha echado mano de elementos de la propaganda Soviética. Pero también porque la influencia de Rusia hoy en México (y en otras partes del mundo) a través de un aparato propagandístico del Estado es mucho, mucho mayor de lo que pensamos y es un tema que, por lo menos en México, no se ha puesto sobre la mesa.
Empezaré por hablar de la influencia de la propaganda Soviética en la comunicación/ propaganda del gobierno actual.
Los gobiernos autoritarios logran acumular la lealtad y el apoyo incondicional de sus seguidores a través de la propaganda, se caracterizan por construir discursos y difundir ideas que les permiten antes que nada:  mantenerse en el poder. Prácticamente todos los dictadores de la historia han utilizado la propaganda política para poder manipular a sus pueblos. Anne Morelli escribió en 2001 “Principios elementales de la propaganda de guerra. Utilizables En Caso De Guerra Fría, Caliente O Tibia.” Como hace mención el mismo título, no tiene que ser una guerra “caliente” es decir: con armas. Cuando un gobierno se convierte en un gobierno totalitario ha habido una guerra, por lo menos de ideología. Estos 10 principios que describe Morelli, están presentes también en cualquier dictadura o gobierno totalitario.
Retomando el caso de la propagando política soviética revisemos cómo se han tomado algunos de sus elementos y se han incorporado al discurso del gobierno actual.
Veamos esta imagen:

“¡No parlotee! Estén atentos a las paredes en días como estos. La traición no anda lejos de la charleta y el chisme”
N. V. Denisov, N. N. Vatolina, 1941. Editorial: Art

Luego esta otra, que su toma fue casual más no el uso que se le ha dado después y es inevitable ver la similitud.

Foto de internet

Imagen de internet

Callar o silenciar es un elemento que estuvo presente tanto en la propaganda soviética como en la comunicación de hoy del gobierno a través de sus redes formales e informales.
¿Es casualidad?
Hasta aquí puede serlo, pero no es el único caso de mensajes de propaganda Soviética que se recuperó (por lo menos el mensaje), en este gobierno.
¿Quién hablaba de barrer a los enemigos (ahora corruptos) hace muchas décadas?
¡Bingo! Los Soviéticos.

‘¡La escoba del Ejército Rojo ha barrido a los parásitos!’

https://vid1.ria.ru/ig/infografika/kafidov/Sputnik/mundo/poster/page1930522.html#rec38187577

“El camarada Lenin está barriendo la escoria de la Tierra”, de V. Deni. Cartel de los años ’20 muy icónico y frecuentemente copiado.
“¡Abajo el fascismo en el mundo!”. Otro cartel anti-nazi.
¿Quién utiliza constantemente el término “fachos” (fascistas) para describir a la oposición? La asociación carece totalmente de sentido para describir a una oposición que no es ni nacionalista ni totalitaria, pero sí: es usada por el gobierno actual, que se empeña en desaparecer cualquier contrapeso y cuyas políticas van enfocadas a al nacionalismo. Aún sin tener sentido,les acomoda muy bien tomar este término y al igual que los soviéticos, encasillar al enemigo/oposición en una palabra.
“Las juventudes comunistas, la brigada de emergencia del plan quinquenal”. Toda la iconografía soviética, resumida en un cartel.
Todos hemos escuchado el término “juventudes obradoristas”. Estos jóvenes que representan la base de un movimiento que vende una cara y actúa con otra.
En cualquier otro momento, el uso de estos elementos tomados de la propaganda soviética podrían ser simple casualidad, pero hoy es difícil otorgar el beneficio de la duda. En el siguiente artículo hablaré más del tema.